Esta semana muchos de ustedes han podido leer en algún medio de comunicación algo sobre una presunta «espantada de Tavío» en el Congreso Nacional del Partido Popular, e informaciones infundadas sobre mi inasistencia a la jornada final del mismo. Nada más lejos de la realidad. Como testimonio de mi presencia, quedan las fotos y hasta los vídeos que colgué en las redes sociales del transcurso del acto.

Quiero felicitar muy sinceramente al presidente de mi formación política, Mariano Rajoy, reelegido con más del 95% de los votos emitidos, lo que demuestra un respaldo sin fisuras a su liderazgo discreto e integrador. También, cómo no, a nuestro presidente insular, Manuel Domínguez, que me releva en la Ejecutiva Nacional, a la que he pertenecido durante los últimos dieciséis años.

Ante la posibilidad de que este relevo se produjera, y para evitar suspicacias, adelanté una semana el anuncio de una decisión que he tomado después de meditarlo muy seriamente: mi decisión de presentar mi candidatura a presidenta regional del Partido Popular Canarias.

He reflexionado sobre mi experiencia de más de veinte años dedicada al Partido Popular de Tenerife y de Canarias, once de ellos como presidenta insular y cuatro como vicesecretaria regional de Acción Sectorial.

Con esta trayectoria, jalonada por puestos de responsabilidad en distintas instituciones, creo que ser candidata a la Presidencia de mi partido en Canarias ya no es una opción: es una obligación que no puedo ni debo eludir, especialmente cuando estamos ante un Congreso Regional histórico, que supone una oportunidad para fortalecernos como organización.

Siento la responsabilidad de demostrar que el tiempo de los liderazgos personalistas deja paso a otra forma de liderazgo colectivo que valore como se merece el trabajo en equipo. Es tiempo de considerar a todo el mundo, que todos nos sintamos válidos y útiles en el seno de un partido que tiene mucho futuro.

Creo suficientemente acreditadas tanto mi preparación y trayectoria como mi capacidad de unir a las personas y sacar todo lo bueno de sí mismas en beneficio de un proyecto común. Fruto de ese trabajo en equipo, hoy nadie discute que el Partido Popular de Tenerife es una alternativa de gobierno y un partido ganador.

Es más: mi candidatura representa la única oportunidad que ha tenido Tenerife en veinte años de aspirar a la Presidencia del Partido Popular de Canarias. Las bases de nuestra formación en la isla han alcanzado su plena madurez y merecen que asumamos esa responsabilidad.

Me quiero centrar en cómo sacar la mejor versión de todos mis compañeros, para ponerlo al servicio de toda Canarias, porque lo que está en juego es una opción ganadora en 2019.

Ahora que estamos en puertas de un Congreso Regional, yo pretendo que esta sea una ocasión para que esta visión del trabajo en equipo se traslade a la Dirección Regional de mi partido. Es tiempo de debatir sobre las ideas y el futuro de Canarias, aprovechando nuestra maravillosa diversidad y poniendo en valor a esta generación tan preparada de canarios y canarias.

Tanto en nuestra comunidad autónoma como en el conjunto de la nación corren tiempos de diálogo entre todas las fuerzas políticas. A escala regional, en el Partido Popular debemos priorizar la negociación sobre asuntos de interés para Canarias y los canarios, exigiendo a Coalición Canaria una mejor gestión. Al mismo tiempo, toca dialogar en el ámbito estatal con todas las fuerzas políticas sobre avances importantes para todos. Entre ellos, una de nuestras máximas prioridades debe ser cambiar el injusto y desproporcionado sistema electoral canario, que ha de aprobarse este mismo mandato en las Cortes Generales del Estado.

Creo profundamente en la política cercana y el trabajo en equipo, con independencia de las ideologías de cada uno, y por eso mi candidatura a presidenta del Partido Popular de Canarias se dirige a las bases de nuestra formación política, pero también a cada mujer y a cada hombre de nuestro Archipiélago.

El Partido Popular está preparado para que lo presida una mujer que sepa guardar los equilibrios que necesitan las ocho islas, y que aproveche la fuerza, la mejor versión de cada uno de nosotros, para sumar juntos en un proyecto regional colectivo que ilusione y enamore a los canarios en 2019.